Estrategias para fortalecer la motivación para aprender

Breves - Pruébate

Aplica la técnica de automotivación para que tus hijos o estudiantes obtengan mejores resultados en el aprendizaje.

La motivación es establecer las causas o darle sentido a las acciones que se deben realizar para lograr un objetivo. Cuando un estudiante se enfrenta al reto de aprender nuevos temas, es frecuente que se sienta desmotivado, más aún cuando no sabe qué utilidad tendrá para su vida adquirir esos conocimientos.

No solo en el entorno escolar, sino también en la vida diaria, es indispensable que cualquier persona que se encuentra en un proceso de formación se sienta interesada y comprometida con su aprendizaje. A continuación encontrarás una estrategia que puedes seguir para ayudar a tus estudiantes o hijos a ’automotivarse’ y cumplir sus objetivos:

1. Proporciona opciones

Presenta a los estudiantes dos o más escenarios de lo que ocurrirá cuando desarrollen las habilidades y los conocimientos esperados. Esto propiciará su reflexión sobre lo que quieren lograr.

2. Usa una escala 

Pregunta qué tan interesados se encuentran por aprender un nuevo tema, en una escala del 1 al 10. Si responden con un puntaje bajo, pídeles sugerencias sobre cómo harían más interesante su proceso de aprendizaje. Toma en cuenta sus comentarios y, en la medida de lo posible, adáptalas a tu estrategia, así tus estudiantes se sentirán más motivados.

3. Habla sobre objetivos

Identifica cuáles son sus objetivos académicos o personales a través de preguntas como: ¿Qué les gustaría conocer? ¿Cómo creen que lo aprenderán? ¿Qué herramientas consideran necesarias para lograrlo? ¿Cuánto tiempo dedicarán al día o a la semana para lograrlo?

A partir de las respuestas, determina cómo se abordarán los objetivos y el tiempo que tomará cumplirlos. Es necesario dar seguimiento a los avances y, al cumplir cada objetivo, comparar los resultados obtenidos con los propuestos al inicio. Esto les ayudará a reconocer su forma de aprender y a establecer nuevos objetivos.  

4. Crea las reglas 

Pide que propongan las reglas que seguirán durante su proceso de aprendizaje, esto les permitirá establecer sus propios parámetros, avanzar a su propio ritmo y sentirse comprometidos con el cumplimiento de sus objetivos.

5. Escribe y comparte los compromisos 

Si lo desean, pueden crear un blog o utilizar sus redes sociales para compartir sus objetivos con el grupo. Otra opción es utilizar el pizarrón del aula o una pared con cartulinas para escribir sus objetivos e ir midiendo su avance y nivel de compromiso. De esta forma, ellos mismos darán seguimiento a sus metas, a partir de sus intereses.

6. Haz recordatorios con preguntas 

Durante el proceso, motiva a los estudiantes a través de preguntas que les recuerden el compromiso que adquirieron con ellos mismos, por ejemplo: ¿cómo van con el cumplimiento de sus objetivos?, ¿cuánto tiempo les tomará lograrlos?, ¿cómo creen que se sentirán logren su meta?

Aplica esta estrategia con tus estudiantes o hijos, ayúdalos a motivarse para aprender y guíalos para lograr sus objetivos.