El maravilloso cerebro de los adolescentes

Breves - Pruébate

Conoce cómo aprenden los adolescentes y de qué manera los puedes guiar en su aprendizaje.

Durante la adolescencia el aprendizaje puede resultar un reto, debido a los cambios físicos, emocionales y cognitivos que experimentan los estudiantes. Esto desencadena la falta de motivación por el poco autoconocimiento que posee el adolescente respecto a sus capacidades para aprender.

Sin embargo, no todos los cambios repercuten de manera negativa, ya que durante esta etapa la neuroplasticidad (la capacidad de cambiar la estructura y función del cerebro durante el aprendizaje) aumenta; esto es, la corteza prefrontal del cerebro, que controla funciones como la planificación, establecimiento de metas, toma de decisiones y resolución de problemas, experimenta cambios que pueden ser trabajados por el docente para fomentar el autoconocimiento en el estudiante.

Tomando en cuenta estos cambios, tú puedes orientar y dirigir los pensamiento y aprendizajes de tus alumnos en direcciones positivas y productivas hacia su futuro, sólo debes poner en práctica actividades como:

Leer y aprender

Hay una gran diferencia entre leer y aprender. Cuando se lee, sin comprender bien la información, es probable que se recuerde una parte de ella, pero esto no asegura que se pueda poner en uso o que se identifiquen los mensajes más valiosos que brindan los textos. En cambio, si se le pide al estudiante que lea y haga uso de prácticas como diagramas, imágenes, resúmenes, síntesis o símbolos, para representar conceptos clave, permitirá que ejercite su proceso de memorización y tenga presente la información para retomarla en cualquier momento de su vida.

Buscar diversas fuentes

Además de la lectura, otro paso importante en el aprendizaje es enseñar a los estudiantes a consultar distintas fuentes que les ayuden a verificar la credibilidad de los textos, ya que les resultará de gran ayuda a lo largo de la vida académica y personal. Al hacerlo, analizará y cuestionará la información con preguntas como: ¿La información del texto es un hecho o una opinión?, ¿el objetivo de este recurso es informar, influir o entretener?, ¿son los autores y las fuentes de información adecuadas para discutir el tema?

Crear y revisar

Orienta a los adolescentes para que trabajen y apliquen sus conocimientos desde el inicio. Pídeles que pongan por escrito la información que están estudiando, sin preocuparse sobre el formato del texto o la organización de párrafos. Una vez reunido todo el contenido, enséñales a trabajar sobre él, dando una estructura y orden a sus ideas. Recuérdales que dejen pasar tiempo para editar sus trabajos, y que lo hagan no una vez, sino dos veces o más, antes de entregarlos.

Organizar actividades

Planificar y organizar horarios de trabajo son actividades que debes promover en los estudiantes. Guíalos para que desarrollen un proceso de paso a paso, estableciendo acciones a realizar, fechas y contemplando tiempos extras para asuntos inesperados.

Seguir leyendo

Ayuda a los estudiantes a crear estrategias para mejorar la comprensión y el recuerdo, enseñándoles cómo la información aprendida se aplica y se amplía en otros temas o en la vida.

Estas son solo algunas recomendaciones que puedes considerar en conjunto o por separado. Practícalas para identificar con cuáles obtienes los mejores resultados, mismos que te permitan propiciar el aprendizaje de tus estudiantes y su autoconocimiento.

Recuerda que el éxito académico resulta de la capacidad de las personas para identificar y poner en práctica las estrategias y actividades que se adapten a su estilo de aprendizaje y habilidades de estudio; no por talentos innatos.

Convive con tus estudiantes, observa cómo aprenden y diseña planes de estudio que les permita conocerse y saber cuál de los procesos educativos es el indicado para ellos.