Olvidar ayuda a aprender

Descubre por qué para fortalecer tu aprendizaje es recomendable olvidar algunas cosas.

¿Sabías que el olvido es necesario para aprender nuevas cosas?

El psicólogo R. Bjork desarrolló la teoría Olvidar para aprender, donde refiere que el cerebro humano utiliza el olvido como una herramienta eficaz para seleccionar información útil, evitando guardar aquella que no lo es.

Lo anterior no quiere decir que la información sea borrada, sino que al analizarla y asimilarla se crean nuevas conexiones neuronales que están a la espera de activarse en cuanto sean requeridas; en caso de no usarlas perderán su fuerza hasta desaparecer. Por esta razón aquellos aprendizajes no utilizados dejarán de estar presentes para dar cabida a otros nuevos.

También se descubrió que cuando el cerebro se esfuerza por recordar la información, las conexiones cerebrales se fortalecen, de manera que a futuro es más sencillo recuperar lo aprendido. Por eso, es indispensable dejar al olvido hacer su trabajo, es decir, filtrar y limpiar al cerebro de datos innecesarios para formar nuevos conceptos y conocimientos generales.

Debido a lo anterior, los investigadores sugieren dar espacios de tiempo de dos a tres días para que los estudiantes asimilen lo visto en clase, ‘lo olviden temporalmente’ y después, con alguna actividad, los alumnos retomen el tema y se esfuercen por recuperar la información almacenada en la memoria. Así entre más difícil resulte recordar algo, más eficaz será el aprendizaje.

Para aprovechar el olvido en el aula y fortalecer la memoria durante el proceso de aprendizaje, procura realizar con tus alumnos pequeños cuestionarios o actividades sorpresa, como escribir sus propias definiciones, resolver crucigramas, sopas de letras o diviertánse con juegos de mesa; solo recuerda que debes dejar pasar el tiempo entre una y otra actividad.

Lleva a la práctica estas recomendaciones y PruébaT para mejorar el aprendizaje de tus estudiantes.