Crea una biblioteca en tu comunidad

Breves - Pruébate

Conoce la utilidad que tienen las bibliotecas para preservar y compartir el conocimiento.

La biblioteca es la casa de los libros. En sus estanterías los encuentras de todo tipo, desde los más antiguos hasta los más nuevos; del más extenso al más breve; del más grande al más pequeño; de la edición de lujo a la rústica, todo está ahí. Existen algunas, como la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos, que poseen más de 130 millones de libros, ¿te imaginas la cantidad de información que hay ahí? Una persona no podría terminar de leerla aunque dedicara toda su vida a hacerlo.

A pesar de que actualmente es muy sencillo acceder a bibliotecas digitales en las que puedes consultar material en formato electrónico, en ocasiones, para encontrar un libro o un material en especial, es necesario visitar una biblioteca pública. Para que recuerdes cómo funcionan y qué tipo de servicios ofrecen, a continuación encontrarás algunas de las características más importantes de las bibliotecas:

  • Casa de libros

Una biblioteca alberga millones de textos, ordenados por áreas, temas, autores, años y títulos; estos elementos en conjunto aparecen en las claves de los libros, que permiten identificar dónde los puedes encontrar. Cuando necesites encontrar uno, solo debes poner mucha atención en su clave y buscar el lugar en el que está colocado.

  • Conocimiento histórico

Una biblioteca reúne libros año tras año, y lo hace desde hace mucho tiempo, por lo que en ellas podrás encontrar material publicado en distintas épocas que te ayudará a complementar tus tareas o investigaciones. Cuando busques un material muy antiguo, puedes pedir ayuda al encargado de la biblioteca, quien puede ayudarte a consultarlo.

Fácil acceso

Actualmente, las bibliotecas ofrecen toda clase de facilidades para que los usuarios consulten los libros. Puedes acceder a sus catálogos electrónicos desde el lugar donde estés; de esta manera, puedes adelantar la búsqueda de materiales, y cuando estés en la biblioteca, vayas directo a consultar los libros que necesitas.

  • Conocimiento para llevar

Si eres usuario frecuente de una biblioteca y prefieres leer en tu casa, también podrás disfrutar de los servicios de préstamo. Usualmente puedes llevarte el libro una o dos semanas y después devolverlo, o bien, renovar el préstamo.

  • Espacio para la lectura

Algunas bibliotecas tienen salas de lectura individuales y colectivas donde puedes leer en silencio y sin interrupciones; en ellas puedes encontrar instalaciones adecuadas para que utilices tu equipo de cómputo o dispositivo móvil y puedas trabajar sobre tus investigaciones.

Como puedes ver, las bibliotecas no solo son un espacio que resguarda todo tipo de libros y materiales, también son un espacio que promueve la investigación y dan la pauta para compartir el conocimiento. Ahora que sabes un poco más sobre las bibliotecas, ¿qué te parecería crear una pequeña biblioteca con tus compañeros de clase o con tu comunidad? Para realizarlo, consideren estos pasos:

  • Seleccionar o reunir el material

Localicen los libros digitales o físicos, los videos, las revistas o periódicos que van a incluir en su biblioteca. Elijan diversos temas y áreas de estudio. Una vez reunido, organícenlo por recurso de información, en un lado revistas, después libros, audios o videos.

  • Crear fichas de referencia

Anoten los datos del material que reunieron: tema, nombre del autor, título, fecha de la publicación, país, editorial, notas o duración en el caso de videos y audios, ya que les servirán para identificar rápidamente la información de cada recurso de tu biblioteca.

  • Hacer un catálogo

Una vez identificados los datos, de manera electrónica o por escrito, creen un documento y divídanlo por tipo de material (periódicos, libros, revistas y otros). Posteriormente, agreguen los datos de sus fichas de referencia; pueden empezar por títulos o nombres de autor. Otorguen un número consecutivo a cada ficha y organicen su material en ese orden, así será más sencillo que los localicen.

  • Elaborar un sistema de préstamo

Con el objetivo de mantener organizada la biblioteca, creen fichas de préstamo, por si ustedes o algún compañero necesita llevarse un libro; de esta manera podrán llevar un registro del material consultado y en préstamo.

  • Crear una campaña para compartir libros

Hagan crecer su biblioteca y elaboren una campaña con la que inviten a maestros, amigos y familiares a donar material para su biblioteca, e invítenlos a consultarla las veces que quieran. Compartan su catálogo de manera electrónica o en físico, para que los demás conozcan el material disponible.

Con el paso de los años, las bibliotecas siguen teniendo una función indispensable para poner el conocimiento al alcance de muchas personas. Sin duda, es muy importante preservarlas y seguir promoviendo su uso por muchas generaciones más.

Ahora es tu turno de promover la lectura y compartir el conocimiento, ¡pruébate creando tu propia biblioteca en tu comunidad!