Notas breves

Breves - Pruébate

Secretos para mejorar en matemáticas

Conoce 5 consejos útiles para la enseñanza de matemáticas. Ponlos en práctica y ayuda a tus alumnos con esta materia.

Si has tomado o enseñado la materia de matemáticas, recordarás los momentos de complicación que pasaste al presentar o comprender los temas. Cuántas horas no estuviste frente a un cuaderno intentando resolver o explicar a un compañero las ecuaciones u operaciones trigonométricas. El problema era que aun contando con una calculadora o las fórmulas correspondientes, si no habías comprendido los procedimientos, era casi seguro que no avanzarías con los temas; y ni qué decir de los exámenes, cuando la presentación o formulación de la operación era distinta a la que habías estudiado hasta grabarla en tu memoria.

Si bien ahora existen plataformas en línea preocupadas por facilitarte la enseñanza y adquisición del conocimiento matemático, también es importante que tengas presente algunas recomendaciones que facilitarán la comprensión y aplicación de los aprendizajes en matemáticas.

  1.   Desglosa los conceptos

En matemáticas utilizas una gran variedad de conceptos que en ocasiones pueden llegar a dificultarte la comprensión del planteamiento de un problema. Por esta razón, es recomendable que sepas identificarlos para desglosar el contenido en un lenguaje que te resulte familiar y, de esta forma, arrojar mayor claridad sobre la tarea que tienes que llevar a cabo. Al poner en práctica esta estrategia con conceptos como funciones polinomiales, proporcionalidad o ecuaciones cuadráticas, adquirirás el horizonte para comenzar a trabajar con ellos.  

  1.   La práctica hace al maestro

Cuanto más practiques, mejor. Aprender matemáticas sólo leyendo o escuchando resulta complicado para algunos, por lo que la mejor práctica es que comiences a realizar ejercicios. Una forma sencilla de hacerlo es revisar tutoriales donde se ofrezca un procedimiento y una respuesta, pero antes de verlo, recupera la operación que resolverán e intenta trabajarla primero; posteriormente, observa el video y compara tu trabajo con el de ellos. Aplica este mismo procedimiento con colegas o amigos. De esta manera, podrás percatarte de los detalles que tienes que mejorar, y a la vez prestarás mayor atención a cómo resolver problemas matemáticos.

  1.   Consulta tus dudas

Si algún concepto te resulta complicado, al igual que el procedimiento para resolver alguna ecuación u operación, no te des por vencido. Acude a compañeros o internet para buscar la respuesta a tu duda. No busques el resultado, sino las explicaciones que te conduzcan a él. Si no tienes lo medios a la mano para aclarar tu duda, guárdala hasta que puedas resolverla, pero nunca la dejes inconclusa.

  1.   Controla la ansiedad ante las matemáticas

Mientras mayor es la ansiedad de un estudiante para enfrentarse a una prueba o problema matemático, menor será su rendimiento. Es preferible que te tomes tu tiempo, ayudes a los estudiantes a analizar el problema y plantees posibles soluciones. Si aun así no logras que den con el resultado, trabajen el problema hasta que les sea posible resolverlo. Un examen o prueba no debe representar un momento de estrés o ansiedad, sino el instrumento que les ayude a conocer en qué deben seguir trabajando y qué conocimientos ya dominan.

  1.      Juega ajedrez

Las premisas bajo las que se rige este juego permitirán al estudiante poner a prueba sus capacidades de comprensión, análisis y razonamiento inductivo, similares a las que se llevan a cabo cuando te enfrentas a una operación matemática. Por lo tanto, al practicarlo constantemente, desarrollarán sus habilidades para la resolución de problemas a partir del planteamiento de posibles escenarios que les ayuden a llegar a las soluciones.

Pon a prueba estos consejos la próxima vez que tengas que trabajar con la materia de matemáticas, y repítelos hasta que logres mejorar tus habilidades. Probablemente no observarás los cambios de manera instantánea, pero recuerda que la práctica hace al maestro.